no title

?Juegas contra tu vecino o contra Kasparov? ?Todo depende de qui?n tiene el mejor ordenador y la versi?n superior de Fritz? Esas son las impresiones que causan algunos torneos que se celebran a trav?s de Internet. Ya se coment? alguna vez en esta p?gina pero el tema vuelve a la actualidad en estos d?as que se celebra el Campeonato de Ajedrez de Espa?a por Internet en Educared
denunciado por el club de alguno de los jugadores participantes. ?Es realmente Internet el lugar adecuado para el ajedrez? Para mostrar partidas, desde luego que si. Para jugar sin preocupaciones tambi?n. Pero en cuanto hay un premio en juego parece que llega la hora de enviar observadores a los domicilios. Quiz? Internet acabe siendo el paraiso para los ?rbitros.

Un pensamiento en “no title

  1. jesgar

    De nuevo el ajedrez ha vuelto a ser protagonista en la prensa. Y como ocurre habitualmente, no lo es por un torneo determinado, por un gran acontecimiento que ha centrado la atenci?n de todos los espa?oles. De nuevo vuelve a ser protagonista por la descalificaci?n de los cuatro semifinalistas en el campeonato sub-12 de EducaRed. Tras comprobar que la diferencia de calidad entre las partidas con observador y las partidas sin observador era abismal, el comit? de competici?n ha comprobado que recib?an ayuda externa para ganar sus partidas. De nuevo el nombre del ajedrez ha quedado da?ado irremediablemente. Un deporte cuyo atractivo no es tal para convertirse en deporte de masas, suele tan solo ser noticia por hechos como los comentados en El Pa?s edici?n de 11 de junio.
    (http://www.elpais.es/articulo.html?d_date=20010609&xref=20010609elpepidep_17&type=Tes&anchor=elpepidep).
    Y la implicaci?n por entero de la escuela de ajedrez asturiana, en Avil?s para ser m?s concretos. Con la falta de datos que me hacen imposible emitir un juicio de valor acerca del caso, no me atrevo a decir quien tiene raz?n, pues no he visto las partidas. Pero una cosa est? clara: los campeonatos celebrados por internet hasta ahora nos han llevado, al fin y al cabo, a ser protagonistas de tristes incidentes como los aqu? relatados. Qu? hacer? No es posible hacer nada. El hecho de enviar un ?rbitro por cada jugador o sede resulta impensable y caro. As? tan solo queda confiar en la honestidad de los jugadores. Y da mucha rabia que cuando el 90% somos honestos, exista el 10% (no quiero con ello decir que el caso aqu? tratado sea incluido en este reducido porcentaje) que se lleve la “gloria” period?stica que no la ajedrec?stica, con el uso de ayuda externa, ya sea en forma de ordenador (como pudimos observar tristemente en el campeonato de espa?a celebrado en canal21) o de ayuda de jugadores de alto nivel.
    Seguramente, la internacionalizaci?n de los deportes conlleven la aparici?n de l@s que deshonran nuestro noble juego.

    (Original de “Penroyal”)

Los comentarios están cerrados.