Las tablas pactadas

El ajedrez es la única actividad competitiva donde los jugadores pueden pactar reglamentariamente un empate sin ningún motivo más allá de sus propias voluntades. Estas tablas acordadas desde siempre han sido un rasgo distintivo de nuestro juego sobre otras actividades y han permitido desde no jugar partidas sin ningún interés hasta repartirse premios.
Parece que por un cierto abuso de esta posibilidad reglamentaria, en especial a la hora de repartirse los premios (cuantas veces hemos visto partidas en juego en que ambos contendientes están esperando el desenlace de otra partida para pactar tablas), se está desencadenando un debate acerca de si se le deben poner límites o no.
Vamos a citar dos líneas de este debate para que nuestros lectores puedan subirse a él.
En España, en AjedrezND con el artículo titulado Vamos a ponerlo más difícil (que con su título ya deja claro que si dos no quieren, no se juega).
A nivel internacional, uno de los artículos que inició el debate, The End of the Draw Offer del GM Maurice Ashley.
Admitimos cualquier tipo de propuesta sobre el tema ph34r.gif

4 pensamientos en “Las tablas pactadas

  1. Carlos

    Hola a todos

    Siempre he estado en contra de las tablas pactadas, recordemos la movida que se monto en el torneo de candidatos de 1962, las quejas vinieron por parte de R. Fischer, con las tablas pactadas lo unico que se consigue es dar pie a chanchullos que el verdadero amante del ajedrez y del deporte de alta competicion no desea.
    Queremos espectaculo y las tablas pactadas son la antitesis de este.

  2. acebal

    Pablo Morán en su libro “Bobby Fischer. Su vida y partidas” hablaba extensamente sobre el candidatos de 1.962. Si mal no recuerdo, se trataba de un torneo de 8 jugadores (4 de ellos soviéticos) por sistema de liga a 4 vueltas (¡28 rondas!) en el que sólo valía quedar campeón.

    Al comienzo del torneo los soviéticos pactaban tablas rápidas, consiguiendo así días de descanso, pero ese no era el problema. Según Fischer, a medida que avanzaba el torneo, cuando un soviético quedaba descolgado, empezaba a “regalar puntos” a los otros. FISCHER NO LES ACUSABA DE DARSE TABLAS, SINO DE DEJARSE PERDER.

    Creo que Fischer se retiró del torneo. Lo cierto es que desde entonces, el torneo de candidatos se juega por sistema de copa, con el que a Fischer le fue bastante mejor 😉 Cuando excepcionalmente se volvió al sistema de liga (candidatos de Montpellier, 14 jugadores) se hizo clasificando a los 4 primeros, no sólo al campeón.

    Saludos a todos

  3. jesgar

    He visto por ahí (lo siento, no tengo el enlace pero si alguien busca las partidas lo podrá comprobar) que el Candidatos de Curaçao en 1962 no fue el primer gran torneo donde los jugadores de un país acordaron tablas entre sí. En el torneo de Nottingham 1936 los cuatro participantes ingleses acordaron tablas en sus partidas, curiosamente fueron los cuatro últimos clasificados.

    Por otro lado, el incidente que nos comenta Mikel es muy significativo. Estamos hartos de ver ese tipo de arreglos en infinitud de torneos. Un aplauso para la árbitro que les obligó a acudir a jugar smile.gif . Ahora yo me planteo otra pregunta: reglamento en mano ¿podría haber cumplido su amenaza de 0 a 0 en caso de observar tablas sin combatividad?

    NOTA: si os parece bien, trasladamos el tema de la Pobla de Lillet al foro de Arbitraje

Los comentarios están cerrados.