El juego del mensajero

Otra vez tenemos el gusto de publicar un nuevo extracto perteneciente a la obra de varios volúmenes sobre la Historia del Ajedrez escrita por Ricardo Calvo y Carmen Romeo y que se publicará el próximo año.

Entre las numerosas variantes del juego del ajedrez que describe Murray (1), la mayoría de las cuales han tenido una vida muy breve, hay una excepción totalmente sorprendente, el juego del correo o del mensajero, el cual ha permanecido vivo durante seiscientos años, y que junto al Shatranj y al Shogi, pertenece a las variantes que mas éxito han tenido.

Este juego ya era conocido a principios del siglo XIII, y esta mencionado en un poema alemán de 1202 d.C.
Un escritor de primeros del siglo XIV define este juego como un avance en el juego de ajedrez, y en 1337 otro autor comunica el haberlo visto jugar en Constanza, aunque no en otros lugares.
Nuestro conocimiento de sus reglas y piezas nos llega a través de Gustavus Selenus en su obra Das Schach-oder K?nig spiel de 1616
Se juega en un tablero de 12 x 8 y existe un cuadro de Lucas von Leyden, de 1520 en la Gemalgalerie uno de los Museos estatales de Berlin, yo lo he visto en Octubre pasado con ocasión de un congreso de historiadores .

Gente jugando al juego del Correo, de von Leyden (1520), obsérvese el tablero y sus dimensiones de 12×8

El jugador dispone de cuatro piezas nuevas, 2 Correos o Mensajeros (un jinete al galope con un cuerno en la boca, un Schleich (loco, con sombrero de campanillas que se mueve en un cuadrado ortogonal (conocido actualmente en ajedreces de fantasía como Wazir) y un Man (sabio con barba larga) cuyos movimientos son como los del rey, pero no tiene el carácter de este. No se permite el enroque y se desconocen las reglas de la promoción del peón.
Los movimientos de la apertura descrita a continuación son obligatorios: 1.a4 a5 2.l4 l5 3. f4 f5 4. Ff3 Ff6. Estos F (alferza equivalente a las reinas medievales) se mueven como privilegio solo en la apertura.
El Mann tenia la fuerza y potencia de 3 o 4 peones, y el Schleich aunque mas lento que las alferzas era mas util en en los finales, el valor de tener dos alfiles es bien conocido, en la actualidad

Este aumento de potencial de fuerza ofrecían mas posibilidades de forzar el mate en los finales, que en los juegos de ajedrez medieval.

La popularidad de este juego se debía probablemente a que era un juego enormemente “fogoso”

Este juego del mensajero, que acabó por desaparecer junto con el resto de los ajedreces medievales, al tener que competir con la variedad del ajedrez moderno, ha sido asociada con la ciudad de Strübeck en las montañas de Hartz, que aun es conocida como “la ciudad del ajedrez”

Federico Guillermo de Brandenburgo, donó en 1651, un tablero y un conjunto de piezas a esta ciudad , Federico el Grande de Prusia cuando la visito en 1744 jugó al “mensajero”, pero según quienes visitaron la ciudad, tanto en 1825, como 1831, comentaron que el juego del Correo ya no se jugaba. Al parecer hay artículos sobre este juego en Schachzeitung. 1847 (214), 1853,(7), 1861 (2239, 1883 (330) y en BCM;: 1902, (421).

(1) Se refiere al libro de Harold James Ruthren Murray “A History of Board Games Other Than Chess”.