Football Chess, para los seguidores del Mundial

Naranjito, mascota del Mundial de Fútbol España\'82

¿Te gusta el fútbol? ¿Esperas cada cuatro años la resurrección del tristemente famoso Naranjito (pero a Clementina y a Citronio que les den)? ¿Te vas a pasar el próximo mes pegado a tu flamente pantalla de plasma siguiendo las evoluciones de 22 millonarios en ropa interior dando patadas a una pelota? ¿Preparas ya las frases hechas para cuando España sea eliminada en cuartos? ¿No jugarás ningún torneo de ajedrez en estas fechas? O peor ¿Crees que tus peones llevan a cabo peligrosas internadas en el área rival mientras que la dama distribuye el juego del equipo? ¿Tus torres subirán a rematar sobre la caída de la bandera?

¿No te preocupes! Con Football Chess podrás juntar tus dos aficiones. Football Chess es una variante más del ajedrez inventada en 1951 por Joseph Boyer, uno de los más prolíficos padres de variantes ajedreceras.

Football Chess

Football Chess se juega en un tablero de 9×9 con las piezas del ajedrez excepto los peones, no existiendo el jaque y no realizándose capturas. La columna central (e1-e8; la añadida se denomina i1-i8) se deja libre para albergar en e1 y e8 la casilla-portería. La pelota se sitúa al inicio del encuentro en e4 y su objetivo es introducirla en la casilla-portería del equipo rival. El funcionamiento es bastante simple, con movimientos en dos partes:

  • En una primera fase de la jugada, las piezas realizan los movimientos tradicionales de manera alternativa (aunque se puede considerar permitir pasar el turno, es decir, no mover.
  • En una segunda fase, si es posible, la pieza golpea la pelota. Para poder golpear la pelota ésta debe encontrarse en una casilla adyacente a la pieza que patea (esto es, a un movimiento de rey). La pelota se mueve entonces de la misma manera que la pieza que la golpea no pudiendo pasar sobre ninguna otra pieza de cualquiera de los dos equipos, exceto si es el caballo quién golpea) ni ocupar una casilla ya ocupada por una pieza. P.e.: una torre que llega a a3 con la pelota en a4 puede enviarla a a5, a6, a7 y a8 suponiendo que no se encuentre ninguna pieza en el camino o en la casilla de destino; pero no podría golpear a la pelota si esta se encontrara en b4 pues no se encontraría en su camino.
  • Cuando la casilla de destino de la pelota sea adyacente a otra pieza se puede encadenar un segundo golpeo, éste puede llevar la pelota a una casilla adyacente a una tercera pieza que de nuevo puede golpear la pelota y así sucesivamente, es lo que se llama pase
  • Se marca gol cuando la pelota es conducida a la portería del rival, esto es, e1 (portería blanca) o e8 (portería negra).
  • A estos simples movimientos hay que hacerles una serie de excepciones:

  • El caballo no puede golpear la pelota de nuevo a una casilla adyacente a él.
  • No se permiten los pases indefinidos con el objetivo de alargar el juego para entablarlo.
  • No se permite marcar gol desde la primera o novena fila.
  • Como resulta evidente, sólo un caballo puede sacar el balón de los extremos del tablero o esquinas.
  • A modo de sugerencia, para darle ambiente las casillas oscuras del tablero pueden ser verdes 😉 y como balón se puede utilizar un peón blanco con la cabeza pintada de rojo.

    ¿Quién será el primero en organizar un torneo de Football Chess en el próximo mes para protestar contra la sobreexposición mediática al fútbol? 😉