Frauen können kein Schach spielen (Las mujeres no saben jugar al ajedrez)

Es una pena que de una buena entrevista a un genio del ajedrez sólo nos quedemos con esa frase. Por cierto, la primera de la entrevista, aquí si que el periodista lo tuvo fácil para hacer las siguientes preguntas. Pero que le vamos a hacer, en ocasiones las noticias son así, sensacionalismo fácil, aunque también es cierto que en la entrevista el títular original es: “Tengo mucha sangre en mi cerebro”

Seguro que la frase habrá hecho saltar muchas chispas y seguro que ha sido fuente de interminables discusiones en Dresde. Aronian podía haber elegido otro lugar para decirlo, pero con el don de la oportunidad ha ido a hacerlo en el único torneo del mundo que debe ser paritario (bueno, menos en la cobertura mediática, me dice Oto 😉 ) con lo que quizá pueda haber estado cerca de protagonizar la escena Rocky on Chess de este año (otra vez más) 😉

Yo voy a romper una lanza en favor de Aronian (y no en la cabeza como pensarán algunas). Y es que tiene razón, las mujeres no saben jugar al ajedrez. Quién quiera razones que busque en la lista elo y busque a la primera mujer, luego a la segunda, luego a la tercera y así consecutivamente … (quizá la sucesión de Fibonacci sirva también para describir esta secuencia 😀 ) ¿Alguien se atreve a decir que el nivel del ajedrez femenino no está por los suelos? Dejemos lo políticamente correcto a un lado, tratemos de plasmar la situación con las menores palabras posibles para sentar una premisa en un debate y quizá nos salgan las mismas palabras que a Levon Aronian.

Ahora, más tranquilos todos y reconociendo la razon que tiene el armenio ya podemos trasladar tan sintética frase a un debate más sereno, no sobre si lamujer es inferior al ajedrez para ciertas actividades (¡no lo ha dicho!) sino sobre porqué hay menos mujeres jugando al ajedrez. Y es que si la población es menor, el ritmo evolutivo es menor ¿nos sorprende entonces la lista elo?

Si alguien quiere más titulares sensacionalistas que se coja el último New In Chess publicado (2008/7, p.53), vaya al reportaje sobre el Mundial Femenino en una impronunciable sub-república rusa (Baradino-Balakaria o parecido, de esas vecinas a Kalmykia) y lea lo que opina el redactor de la revista sobre el boicot al torneo: casi el único torneo en que una mujer puede ganar una curiosa cantidad de dinero en ajedrez. ¿Ponemos otro titular sensacionalista y decimos que la más prestigiosa publicación sobre ajedrez establece que las mujeres cobran menos por el mismo trabajo? 😉

Que nadie se haga mala sangre, y que se lea el resto de la entrevista, que verá que Aronian es tan malo como le pintan, como muestra un ejemplo:

Aronian: La paradoja es que los mejores jugadores de ajedrez son los más emocionales.

Entrevistador: ¿La conclusión lógica entonces es que hay que liberar su lado femenino para llegar a la cima de la lista mundial, al igual que tu mismo?

Aronian: Quizá un poco sí. Uno tiene que ser muy apasionado y romántico para poder crear una obra maestra que debe perdurar durante siglos. Esta es mi opinión particular y algunos jugadores no la comprenden o hasta se ríen de ella. Pero a mi me da igual. Para mi lo de crear una obra maestra es más importante que simplemente ganar.

Por cierto, creo que otro genio, Fischer, creía que podía convertir a su hermana en campeona del mundo con tan sólo 15 días de trabajo serio 😉

Entrevista original en Berliner Zeitung.

Traducción al castellano en ChessBase.com.