Linux para ajedrecistas (1): introducción

¿De vez en cuando tienes ganas de tirar por la ventana a tu ordenador? ¿Tienes adoptados en tu disco duro a un par de troyanos y un puñado de virus? ¿Te molesta que el Panda Antivirus se coma la mejora que te ha ofrecido tu flamante procesador? ¿Es un rollo buscar el crack o serial para que el antivirus te siga funcionando? ¿Quieres aprovechar todas las ventajas que te ofrece el software libre? ¿Quieres usar un sistema operativo de verdad? ¿De verdad te crees eso de que sin Windows no hay vida ni compatibilidad?

Esta va a ser la primera entrada de una serie dedicada a mostrar cómo podéis instalar en vuestro ordenador Linux y, sobre todo, como podeís llegar a olvidaros de que una vez existió algo que se llamó Windows Vista.

¿Qué es eso de Linux?. Pues simplemente un conjunto de sistema operativo y aplicaciones distribuidos bajo licencia libre, esto es, sin restricciones al uso o a la distribución (y con código fuente visible, pero eso no nos interesa a la mayoría de usuarios). ¿Hay un sólo Linux? No, hay lo que se llama “distribuciones de Linux”, pues por su licencia libre cualquier empresa, organización o persona puede empaquetar su propio sistema y contribuir al desarrollo conjunto que necesariamente ha de seguir siendo libre. Para más información, y seguramente más exacta, siempre está la Wikipedia.

¿Dónde consigo Linux? Lo puedes descargar de la Red sin mayor problema y posiblemente hasta con mayor facilidad que Windows ¿O no te has parado a pensar que el Windows descargado de la Mula o del Torrent puede venir ya de mano con un virus y un par de troyanos?

Distribuciones recomendadas:

Mandriva: si instalas el Powerpack de Mandriva te olvidas de cualquier configuración adicional a la instalación. Posiblemente Mandriva Powerpack sea el sistema operativo más fácilmente instalable junto con MacOS Leopard, y gana de calle a Windows XP o Vista en comodidad y facilidad de instalación. Lamentablemente Mandriva PowerPack incluye software cerrado y privativo y por eso su distribución no es de libre acceso. No obstante, Google es tu amigo para encontrar torrents o la Mula para descargar ISOs (es tu responsabilidad 😉 ). También puedes optar por descargarte la versión Mandriva One que no incluye este software privativo y por tanto si es de libre distribución, luego ya le añades lo que necesitas. o por supuesto, adquirir una suscripción, que de verdad merece la pena. La última versión disponible es 2009.0 (Gnome Desktop, si tienes la opción de escoger al descargar).

Ubuntu: probablemente el Linux más conocido pero no necesariamente el mejor, exige una serie de configuraciones adicionales a la instalación, aún así su instalación sigue siendo más sencilla que la de Windows XP. La última versión disponible es 8.10 (Desktop Edition) y si no tienes acceso a un Mandriva Powerpack, te recomiendo que entonces emplees Ubuntu.

Por supuesto podéis elegir cualquier otra distribución: Debian, Fedora, OpenSuse, CentOS, PC-Linux … sólo por citar unas cuantas. Google es tu amigo también a la hora de encontrar distribuciones Linux y sino siempre puedes acudir a Distrowatch.

¿Y mi ordenador admitirá Linux? Sí, salvo que tengas una configuración extraña todo el hardware será detectado sin problemas, uses un ordenador comprado al peso o el más ilustre MacBook. El dispositivo que más problemas puede plantear seguramente sea el modem telefónico ¿pero quién lo usa ya? Las configuraciones más seguras normalmente suelen ser las basadas en Intel (placa base+gráfica) o NVidia, aunque casi seguro no haya problemas con ninguna configuración de placa base (incluídas las de procesador AMD o VIA) ni tarjeta gráfica (creo que las tarjetas gráficas ATI están ahora soportadas tan bien como las Nvidia, código libre de driver incluido). En cualquier caso, como veremos, la opción de arrancar con un LiveCD te permite comprobar el soporte de tu hardware sin necesidad de ninguna instalación en disco. Este mismo LiveCD te permitirá salvar tu información en Windows el día que éste decida dejar de funcionar 😉

¿Por qué voy a quitar Windows de mi ordenador, con el trabajo que me ha costado configurarlo, para probar Linux? No tienes porqué quitarlo. Puedes probar Linux arrancando desde el DVD-CD de instalación y ejecutándolo en LiveCD sin necesidad de alterar nada en tu disco duro, pero en este caso la velocidad de ejecución será más lenta y no podrás conservar nada guardado entre sesiones. También tienes la opción de reducir el tamaño de tu instalación de Windows para dedicarle unos gigas de tu disco a Linux. Tranquilo, no tienes que buscar el Partition Magic ni nada, todas las instalaciones de Linux incorporan un particionador-redimensionador muy simple de manejar. Tras probarlo durante un tiempo, seguro que tú mismo empiezas a plantearte porqué desperdiciar espacio de tu disco duro en esa partición NTFS para un Windows que ni miras 😀

Y hasta aquí de momento. Así tenéis tiempo a ir descargando el DVD de Mandriva Powerpack o el CD de Ubuntu. Mañana, más 🙂

4 pensamientos en “Linux para ajedrecistas (1): introducción

  1. jesgar Autor

    ¿Nada especial? El título es un juego de palabras con el eslogan de Ubuntu “Linux para seres humanos” 😉
    Y es que hasta los ajedrecistas tendrán otras necesidades con su ordenador más allá de usar el ICC o el ChessBase 😀 así que esta serie de entradas está pensada para eso precisamente, para ver si alguno se anima a adentrarse por el camino de la luz verdadera 😉
    Si total, no te voy a contar nada nuevo sobre Scid o VirtualBox que no sepas 😛

  2. wiktorek

    este fin de semana, que estoy ocioso, voy a leerme todos los capítulos porque cuando compre un portátil nuevo (para el verano, estimo) considero dejar de ser exclavo del p… windows, que sólo da problemas. Claro que tendré que empezar de cero pero alguna vez hay que dar el salto :):):)

Los comentarios están cerrados.