Archivo de la categoría: Ordenadores

ICOfY: la MegaBase libre

ICOfY es una base de datos que podéis descargar gratuitamente y que se actualiza varias veces al año. Actualmente, en su versión 2011.2 publicada el 16 de junio incluye casi 5 millones de partidas (4.708.280),una cifra similar a la ofrecida por la base estrella de ChessBase, MegaBase 2011.

Seguro que MegaBase nos ofrece funciones adicionales como indexados o índice de jugadores de serie, funciones todas ellas que el común de los mortales podrá fácilmente incorporar con poco esfuerzo a su base ICOfY con software como Scid o Arena. Tampoco hay partidas comentadas, aunque no sé de mucha gente que lea los comentarios de las partidas de MegaBase (ahora escribirá alguien diciendo que él sí lo hace). Así os podéis ahorrar un dinerillo … o un “pirateo” (que no es ilegal, pero si usas algo deberías comprarlo, no?).

La base se nos ofrece en cinco ficheros PGN conforme a la clasificación ECO:

  • ECO A (115,180 KB | 978,473 Games | 192,979 Players)
  • ECO B (168,675 KB | 1,517,870 Games | 222,768 Players)
  • ECO C (100,491 KB | 940,617 Games | 199,040 Players)
  • ECO D (78,970 KB | 727,010 Games | 169,916 Players)
  • ECO E (60,430 KB | 544,310 Games | 129,970 Players)

Cerca de 3 Gb de datos, que se pueden reducir a unos 600 Mb empleando formatos específicos de base de datos como el formato SI4 de Scid.

Rybka K.O.

RybkaEra posiblement el mejor ente ajedrecista del mundo hasta hace unos meses, pero hoy Rybka se ha quedado K.O. tras la decisión de la International Computer Games Association de excluir a Rybka y a sus programadores de toda competición y de retirarle todos los títulos conseguidos.
¿La razón? Irónica. Rybka no sería un programa totalmente original sino que habría tomado parte de su código fuente de un motor de software libre como Fruit y de otro motor Freeware como Crafty. Y digo irónica porque en los últimos meses había surgido una controversia entre Rybka y la familia de motores open source IPPOLIT (Firebird, Robbolito …).
El programador de Rybka alegaba que la familia IPPOLIT, cuyo código podía examinar por ser abierto, era un plagio obtenido mediante ingeniería inversa de los binarios de Rybka (el código fuente compilado y que, en teoría, no se puede examinar). Así IPPOLIT y derivados disfrutaban de un cierto éxito entre la élite pero … eran innombrables (cuestiones comerciales …).
Irónicamente, Rybka parece que es una copia de un programa de código abierto como es Fruit. Algo que es absolutamente legal sí Rybka distribuye su código fuente en cumplimiento de la licencia GPL de Rybka (la sanción no es debido a esto, sino a no haber otorgado el crédito correspondiente a Fruit y Crafty y no haber marcado las suficientes diferencias con ellos). Ironías de la vida …

Actualización (17/7/11): Rajlich, programador de Rybka, demuestra no tener ni idea (o no querer tenerla para lo que le viene bien) de la diferencia entre dominio público y open source.

Ajedrez en la nube

Hace casi un par de años escribí una entrada titulada No hay ajedrez en “la nube” en la que reflexionaba sobre la escasa adaptación del mundo ajedrecero a lo que por aquel entonces era la más novedosa tendencia en el mundo de la informática.

Muchas cosas han cambiado desde entonces. Multitud de aplicaciones en nuestros ordenadores se ejecutan realmente en un servidor (normalmente a través de un navegador) y es algo común que llevemos en un bolsillo un smartphone (Android, Blackberry, iPhone …). El mundo del ajedrez también parece haberse puesto algo las pilas en el tema subiéndose al carro de lo que es la introducción al consumo generalizado de este tipo de aplicaciones con la llegada del iPad.

El puesto de pionero le corresponde a ChessBase con su aplicación ChessBase Online for iPhone/iPad. Parece ser una aplicación que permite conectarse desde un iPhone o iPad a una base de datos online con más de cuatro millones y medio de partidas y que se actualizará constantemente.

No es un secreto para los lectores de esta web que no me gusta la empresa ChessBase y su filosofía. Buen software pero totalmente cerrado y con un terrorífico formato de ficheros que encarcela tus datos … salvo que los exportes con su propio software (nula interoperabilidad de salida de datos). Ninguna filosofía “abierta”, con antecedentes casi similares a los del equipo de programación de Rybka (eso lo dejo para otro día 😉 ). Como no puede ser de otra manera, iOS es la plataforma ideal para este tipo de filosofías ¿Para qué experimentar con el futuro que representa HTML5 y la ejecución de aplicaciones desde un navegador estándar (y por tanto, en cualquier plataforma) pudiendo tener la jaula dorada del campo de distorsión de la realidad de Apple? 😀

Bienvenida sea, no obstante, la aplicación porque supone un nuevo paso en ese camino que los ajedrecistas siempre recorremos tarde y mal en el mundo digital. Ahora, a esperar a ver si se desarrollan alternativas …

Stockfish para Linux

Rybka o Fritz son los motores de análisis más usados en el ajedrez. Quizá por estar empaquetados para ChessBase son los más fáciles de usar ¿Pero que pasa si no usas Windows? Siempre nos quedará Stockfish.

Stockfish es un motor de análisis compatible UCI y es software libre. Deriva del clásico Glaurung y en su versión 1.9 está considerado el segundo motor más fuerte del mundo tras Rybka. En opinión de sus autores es comparable a Rybka en fuerza de juego.

¿Cómo instalamos Stockfish en Linux? Las instrucciones están basadas en Ubuntu 9.10 pero son similares para cualquier versión superior, para cualquier otra distribución basada en Debian e incluso para distribuciones basadas en paquetes RPM. Lo primero que necesitamos es un visor, pues Stockfish es sólo un motor sin GUI (o sea, sin visor). Existen varios visores disponibles para Linux, pero Scid es el mejor pues reune muchas de las funcionalidades de ChessBase. Viene incluido en las últimas versiones de Ubuntu y Debian en su versión 4.2 por lo que la instalación es tan sencilla como recurrir a Synaptic (el instalador de programas), buscarlo en él e instalarlo. Ojito, que no aparece en el Centro de Software de Ubuntu, pero sí en Synaptic.

Instalado Scid, debemos descargarnos Stockfish. En su web está disponible para Windows, para Mac OS y para Linux. Desgraciadamente, para Linux sólo se incluye el código fuente. A ver cuando los desarrolladores se deciden a crear ellos mismos sus paquetes instalables deb o rpm 😉 Por eso, no lo descargaremos de ahí, sino de la selección de paquetes disponibles para Debian. Tan sencillo como escoger uno de los múltiples mirros y elegir “instalar” cuando el navegador proceda a su descarga.

Ahora viene la parte más compleja para los no muy puestos en sistemas Linux. ¿Cómo lo añado a Scid? En Herramientas – Motor de análisis #1 podemos obtener una lista de los motores instalados, y como veremos no está Stockfish añadido. Seleccionamos nuevo y se nos abre la ventanita para suministrar los datos necesarios, ninguno excesivamente complejo excepto el de “orden”, donde deberemos buscar el motor en el directorio usual de instalación en sistemas Linux /usr/games/stockfish. Más o menos la pantalla de configuración debe quedar tal que así:

A partir de este momento, ya tendréis en vuestro Scid uno de los mejores motores de análisis del momento y un Scid sin nada que envidiar a los sistemas ChessBase 😀

Como dato anecdótico, y por si alguna vez llegáis a luchar por un Campeonato del Mundo y se os queda pequeño vuestro ordenador de casa, os recuerdo que Stockfish funciona en sistemas Linux y admite hasta 8 procesadores simulatáneos. ¿Qué significa eso? Significa que nadie os impide crearos vuestro propio sistema de análisis en la nube con una imagen Linux en Amazon AWS y alquilar por horas un sistema de 8 procesadores en paralelo 😉 Ventajas del software libre que seguro que con Rybka no podríais conseguir …

Analizando partidas con el ordenador

Tras un par de semanitas sin escribir nada (y no por falta de ganas, porque … mejor me callo para cuando tenga ganas de escribir 😛 )  os voy a traer, simplemente, una recomendación. Un simple enlace a Tablajedrez donde Javier Maneiro ha publicado una entrada sobre el análisis de partidas con el ordenador. Por supuesto, sólo apto para pobres mortales, porque lo que cuenta seguro que son cosas sabidas en ciertos niveles. Y  es que algunas caen de cajón, como que de nada vale que el ordenador haga el análisis automático para saber donde pudimos ganar la partida que luego perdimos,  salvo que queráis iniciar el camino de la alopecia a puñados, claro está.

Así que sin más, os dejo con la entrada, en parte inspirada en una entrevista a Anand de hace unos años y en otra parte por un libro que desconocía, “How to Use Computers to Improve Your Chess” de Christian Kongsted. Y recordad que, como decía Tartakower “en ajedrez gana quién comete el penúltimo error”, todo un genio que ya sabía hace décadas que la perfección en ajedrez no existe. Si no estás conforme con Tartakower, pregúntale a Rybka 😉